jueves, 31 de julio de 2014

Ejercicios correctivos/preventivos para la cintura escapular. Parte 2: Músculos toraco-escapulares. La estabilización escapular

Continuación de las entradas:
Las lesiones del hombro: Prevención y readaptación desde el equilibrio postural y artro-muscular

Ejercicios preventivo-correctivos para la cintura escapular. Parte 1: Músculos del manguito rotador


La disfunción escapular durante la elevación del brazo y el exceso de protracción (acción debilitada de retracción escapular) son dos causas bastante comunes relacionadas con las patologías del hombro. La alteración de la báscula axilar, de la inclinación anterior-posterior, de la rotación interna-externa o de la elevación-descenso de la escápula será responsabilidad del control motor que la musculatura escápulo-torácica ejerce sobre la cinemática escapular. Estas alteraciones pueden ser precursoras de patologías comunes en el hombro.
El exceso de protracción y elevación escapular, con un exceso de inclinación anterior y de rotación interna son las alteraciones más comunes que debemos buscar en la disfunción escapular. Un exceso de rigidez de las estructuras anteriores (pectorales principalmente, mayor y menor), una falta de competencia en el trapecio inferior, serrato mayor, así como de los retractores escapulares, son una causa/consecuencia frecuente de la vida sedentaria (exceso de hipercifosis dorsal con protracción de hombros y cabeza).
Vamos a intentar desmenuzar todos estos conceptos analizando la activación muscular en los ejercicios y cómo influye en la función escapular o viceversa.




lunes, 2 de junio de 2014

Ejercicios correctivos/preventivos para la cintura escapular. Parte 1: Músculos del manguito rotador (subescapular, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor).

Después de analizar la musculatura, la postura y los ROMs de movilidad de la cintura escapular en la entrada anterior vamos a ofrecer en este post y en los dos siguientes, los ejercicios correctivos/preventivos para mejorar la actividad y equilibrio muscular y la movilidad y estabilidad correcta del conjunto.
Y empezamos por la musculatura del manguito de los rotadores


domingo, 4 de mayo de 2014

LESIONES DE HOMBRO: Prevención y readaptación desde el equilibrio postural y artromuscular. Aplicación al portero de fútbol.

...continuación de las entradas anteriores dentro de la serie, "Prevención de lesiones a través del equilibrio postural y artro-muscular":


5. LOS DESEQUILIBRIOS POSTURALES Y ARTRO-MUSCULARES COMO FACTOR DE RIESGO EN LAS LESIONES DEL HOMBRO.

Las lesiones de hombro presentan una mayor incidencia entre los atletas que, en sus técnicas deportivas, precisan movilizar sus manos por encima del nivel de su cabeza (deportistas "overhead").




La articulación glenohumeral posee unas zonas de contacto entre los dos huesos (húmero y cavidad glenoidea) relativamente pequeñas en función de la enorme movilidad que posee la articulación. Es por ello que la estabilidad y el control motor en esta articulación es especialmente importante. Si la acción muscular es determinante en todas las articulaciones, en el complejo del hombro es crítica su participación. 
También es de vital importancia para garantizar una óptima estabilidad, el comportamiento de la escápula en los movimientos del complejo. El movimiento del brazo es un baile entre dos (húmero y escápula; clavícula aparte) que no se puede bailar individualmente. Y si el húmero baila individualmente, el riesgo de lesión está servido.
Al igual que el control lumbo-pélvico es vital para la estabilidad del miembro inferior, la escápula (hueso principal que relaciona los miembros superiores con el tronco) es fundamental para un movimiento estable, sano y controlado del miembro superior. Íntimamente relacionada con la escápula está la columna dorsal o torácica, cuya buena movilidad es fundamental para una óptima biomecánica de todo el conjunto.
El movimiento coordinado entre la escápula y el húmero, denominado ritmo escápulohumeral, es necesario para un movimiento eficiente del brazo y para permitir un buen posicionamiento de la cavidad glenoidea optimizando así la estabilidad glenohumeral.
Vamos a intentar identificar los riesgos de lesión desde el equilibrio postural y artromuscular atendiendo a la postura y a la disfunción de la movilidad escapular y glenohumeral como principales factores.
El propósito del "II Congreso sobre la escápula" celebrado en 2013 en Lexington (Kentucky) fue discutir y aclarar el papel de la disfunción del movimiento escapular en diversas lesiones del hombro.

domingo, 30 de marzo de 2014

LAS LESIONES DE RODILLA. PARTE 2: La prevención y readaptación desde el equilibrio postural y artro-muscular

...continuación de la entrada anterior:


6. La estabilidad lumbo-pélvica
La rigidez de la musculatura del core provee de estabilidad proximal para el movimiento de los miembros inferiores y una eficiente absorción de las fuerzas generadas distalmente (Leetum et al., 2004). 
La estabilidad lumbo-pélvica es instantánea, con activaciones inmediatas justo antes del movimiento de los miembros. Requiere de fuerza muscular y un alto nivel de control neuromuscular, para lo que es necesario una buena sincronía entre la musculatura local y profunda con la musculatura global y superficial. La musculatura local es clave para controlar las relaciones intervertebrales de la columna mientras que la musculatura global soporta las cargas externas aplicadas sobre la columna evitando el movimiento innecesario de la misma.
Durante acciones dinámicas, el movimiento inestable del tronco en los planos horizontal y frontal pueden reflejar ajustes compensatorios de la debilidad muscular de las caderas o falta de control motor.
Zazulak et al. (2007) concluyen que un déficit propioceptivo lumbo-pélvico es un factor de riesgo para sufrir lesión de rodilla en mujeres.
La musculatura de la cadera actúa en conjunción con el cuadrado lumbar para estabilizar la columna y pelvis lateralmente y controlar el momento de aducción del fémur en el apoyo monopodal.

LAS LESIONES DE RODILLA. PARTE 1: La prevención y readaptación desde el equilibrio postural y artro-muscular

...continuación de las entradas anteriores dentro de la serie, Prevención de lesiones a través del equilibrio postural y artro-muscular:
1.   Prevención y tratamiento del dolor lumbar
2a. Prevención y tratamiento del dolor inguinal. Parte I: La inestabilidad de cadera
2b. Prevención y tratamiento del dolor inguinal. Parte II: Factores de riesgo
3b. Los isquiotibiales. Parte II: Desequilibrios posturales y artro-musculares como factor de riesgo

"Algunos pacientes pueden tener problemas de fuerza y otros de control motor. Los factores de riesgo de las patologías de rodilla pueden no estar necesariamente en la articulación, pueden estar localizadas en otras articulaciones o incluso en los centros nerviosos" Erik Witvrouw. 

4. LOS DESEQUILIBRIOS POSTURALES Y ARTRO-MUSCULARES COMO FACTOR DE RIESGO EN LAS LESIONES DE RODILLA

La rodilla es una articulación que precisa de una gran estabilidad. La mayoría de la musculatura que participa de esta articulación es biarticular. La estabilidad se verá comprometida si las articulaciones "contiguas", tanto cadera como tobillo y pie, no garanticen un correcto y estable movimiento del fémur y la tibia. La rótula, el otro hueso participante en la articulación, también verá comprometida su alineación y estabilidad si el equilibrio postural y artro-muscular no es el adecuado. 
En los tres Congresos Internacionales de Investigación del Dolor femoropatelar (Baltimore 2009, Ghent, 2011 y Vancouver, 2013) se han tenido como referencia los factores biomecánicos proximales (lumbo-pélvico-cadera) y distales (tobillo y pie), como factores de riesgo de sufrir dolor femoropatelar (DFP).



Restando los traumatismos directos por acciones de contacto, la mayoría de las lesiones en la rodilla se producen: 
  • Por sobreusoEl sobreuso será más lesivo y se manifestará antes si la estabilidad/alineación de la estructura falla. Y en la estabilidad va implícito el control motor.
  • Por una acción de no contacto que provoca un movimiento inestable fuera del ROM de seguridad. Y evidentemente un movimiento inestable se producirá cuando la estabilidad falla y/o la desalineación propicia dicho movimiento
Vamos a intentar relacionar determinados desequilibrios posturales y artro-musculares con el incremento del riesgo de sufrir una determinada lesión de rodilla: 

  • dolor femoropatelar ya sea por desgaste del cartílago rotuliano o por patologías del tendón patelar y cuadricipital, 
  • lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA)
  • lesiones de ligamento lateral interno (LLI), 
  • el síndrome iliotibial...